Las aplicaciones de mensajería para los consumidores, ¿son adecuadas para las empresas?